Get Adobe Flash player

3 ¿Será que Dios puede usarme?

Por Francis Montás

Si ya te hiciste la pregunta, te tengo noticias. Cuando empiezas a hacer esta clase de pregunta, probablemente Dios te está inquietando para usarte. Para muchas personas interrogantes como estas fueron el inicio de algo grande en los planes del Señor. El llamado, la vocación, el ministerio, la misión de algunos se inició con estas sutiles preguntas del corazón. Yo te lo puedo asegurar porque así fue mi caso.

Aunque soy tercera generación de una familia cristiana, nunca creí que pudiera ser útil a los planes de Dios. Simplemente no estaba en mi agenda. Empecemos porque al principio no me interesó en lo absoluto. Luego me empezó a molestar que en la iglesia insistieran con la cuestión del llamado, del ministerio. Según mi criterio, los consagrados que insistían con el asunto estaban equivocados. Posteriormente soñaba con ser un excelente profesional y para que Dios o la iglesia no se ofendieran, dejaría espacio para ser un buen cristiano y ayudar en "algunas" cosas al reino de Dios.

Esa lucha interna dio paso a lo que luego fue un periodo de preguntas inquietantes, que por supuesto, también me enojaban. ¿Estaré yo en los planes de Dios? ¿Se fijará El en mí? ¿Y cuándo es que Dios me va a usar? Y claro, fabricaba mi respuesta: "Los que están en los planes de Dios son los consagrados que están hechos de otro material. Yo no doy para eso". Era la forma en que me lo planteaba; Pero en esencia es la misma pregunta que encabeza este escrito. Y... ¿ sabes qué? Ahora sonrío mientras escribo. Porque aunque la pregunta me inquietó severamente durante años; lo que ignoraba entonces es que ya Dios de alguna forma estaba llevando a cabo su propósito en mí. Es una maravillosa forma de guiarnos a su plan. En ocasiones con preguntas, otras con dudas, otras con experiencias extraordinarias.

¿Conoces la historia de Gedeón? Este chico tuvo una experiencia fulminante. Jueces 6:11-16 relata uno de los primeros acontecimientos extraordinarios que le ocurrieron. Gedeón recibió una visita del ángel del Señor y de entrada el saludo del ángel fue impactante. Le dijo: 1-"El Señor está contigo" 2-"Guerrero" y 3-"Valiente" (12) Luego declaró: "Ve con la fuerza que tienes, y salvarás a Israel del poder de Madián..." (14) Gedeón no tenía idea de su valentía, no sabía que era guerrero, ni mucho menos que Dios estaba con él. Cuando escuchó la declaración: "Ve con la fuerza que tienes..." se quedó pasmado; trató de discutir con Dios alegando sus pobres condiciones para esa súper misión y su falta de significado.

Las excusas de Gedeón demuestran muy claramente que no estaba pensando en un ministerio o algo que se le parezca. La forma en que pensaba le llevó a creer que era un bueno para nada y mucho menos podía entender que ya estaba insertado en los planes de Dios. Su pregunta: "¿Cómo voy a salvar a Israel?" Se parece a la pregunta que tú y yo nos hicimos. Palabras más, palabras menos, es la misma interrogante que hombres y mujeres le hicieron a Dios a lo largo de la Biblia. La hizo Moisés: "Y ¿quién soy yo... para sacar de Egipto a los Israelitas?" (Éxodo 3:11) La hizo David (1 SAM.18: 18 ) La hizo Abraham, Sara, y muchos otros.

La declaración del ángel del Señor a Gedeón muestra como Dios nos ve y lo que diseñó para nosotros. El mensaje fue: Tienes una fuerza dada por mí para salvar a Israel. Yo lo veo de esta forma: Dios programó dones y habilidades especiales en Gedeón y había llegado la hora de activarlos. Gedeón vivía bajo el miedo y la ignorancia de un individuo insignificante; desconociendo que tenía unas herramientas programadas por Dios para una misión súper especial. Tú y yo hemos venido a este mundo con unas herramientas programadas por El Señor y El las va a activar en el momento preciso. Cuando ese tiempo llegue iniciarás un viaje de aventuras y sorpresas increíbles que sólo caben en la agenda de Dios. Y tengo la impresión de que algo en ti está por activarse desde que la pregunta de inicio empezó a golpearte la cabeza.

Cada uno de nosotros es como un moderno instrumento con funciones increíbles diseñadas por un gran inventor, quien puso las instrucciones en un manual para que sean activadas en el momento preciso. La pregunta: ¿Será que Dios puede usarme? Es como una tecla pulsando, buscando la activación de todas las herramientas que Dios el inventor programó en ti para usarte con poder.

Pero necesito que leas bien esto: El Señor no te usará por quien tú eres. No te usará para tu exclusiva bendición. Lo hará porque tiene un plan, un propósito que cumplir. Y lo hará cuando decidas ser totalmente obediente a sus demandas.

Si quieres comprobar cuan interesado está Dios en usarte para sus propósitos, empieza tomando nota de tus habilidades, dones, talentos, capacidades y las tareas que disfrutas hacer o aún de los fracasos o experiencias que has adquirido; Porque todo ello es parte de un equipaje que Dios ha permitido con el fin de cumplir su propósito en ti. Lo cual quiere decir que sí, que no sólo puede; si no que ya empezó a usarte.

Biblia G3 de Crecimiento Juvenil Nueva Versión Internacional, Editorial Vida Miami Florida. usado con permiso Reservados Todos los Derechos La Santa Biblia Nueva Versión Internacional 1999 por la Sociedad Bíblica Internacional. www.bibliag3.com

 

Para añadir tus comentarios, por favor regístrate primero como miembro o ingresa con tu nombre de usuario y contraseña.
Para registrarte, haz clic aquí. Para ingresar, clic aquí