Get Adobe Flash player

7 ¿Está mal enojarse?

Por Leonel Villella

Es de noche. En medio de una ruta David está cambiando la rueda del auto mientras una lluvia torrencial le hace el trabajo más difícil. Su esposa sufrió un accidente y necesita llegar a un hospital con urgencia. Cuando David se dispone a sacar la segunda tuerca de la rueda estropeada, la llave de cruz se parte lastimándole la mano. El grito de dolor se mezcla con los truenos. Los ojos cerrados y los dientes apretados ya no pueden contener la frustración y la ira. Es entonces cuando empieza todo... Sus ojos dejan de ser marrones, su piel cambia de color, su físico crece, su voz se vuelve ronca, el enojo brota como lava de un volcán, un volcán de color verde, un volcán conocido como el increíble HULK. Así comenzaba la serie televisiva de El Increíble Hulk en los 80.

En nuestro caso nos enojamos y aunque no nos pongamos verdes como David Banner, ni musculosos, igualmente sufrimos una metamorfosis difícil de controlar. Para hablar sobre el enojo vamos a observar algunas semejanzas entre Hulk y nosotros revisando las causas y los efectos de levantar temperatura..

Las causas del enojo

David Banner se enojaba cuando no podía controlar una situación, cuando se veía superado por las circunstancias o cuando se sentía frustrado. Nosotros tenemos inclinación a enojarnos por las mismas cosas. Los varones perdemos la paciencia principalmente en relación a cosas. – tales como una rueda desinflada, una hoja de afeitar sin filo, una tarea no realizada. Mientras que las mujeres en cambio, mayormente se enojan por cuestiones relacionadas con la gente- una mirada fea, un comentario descortés o un saludo no correspondido.

La gran pregunta que se te puede ocurrir es ¿Se enojó Jesús? Y si lo hizo ¿Cuáles fueron las causas? Aunque suene extraño Jesús si se enojó algunas veces. Pero las causas de su enojo eran generalmente diferentes a las nuestras. Veamos: El no manifestó enojo por que los peces y los panes no alcanzaban, ni tampoco por las críticas de los fariseos. Las ocasiones de indignación de Jesús en la Biblia están relacionadas con el mal trato a los más débiles, con las injusticias cometidas hacia otras personas y con los que se enorgullecían de ser puros y no lo eran.

Miremos algunos ejemplos:

- Se indigna cuando sus discípulos le impedían a los niños acercarse a Él. Marcos 10: 14.
- Se entristece y enoja con los fariseos por la dureza de sus corazones para con los enfermos Marcos 3: 5
- Se enoja con los comerciantes y cambistas que hacían negocios en el templo. Juan 2: 13.

El enojo en sí mismo no es bueno o malo sin embargo puede ser motivado por buenas razones o por razones insignificantes. El desafío es que generalmente las razones de nuestro enojo están relacionadas con el egoísmo o la impaciencia, como decía Benjamín Franklin: " La cólera nunca aparece sin razón, pero rara vez con una buena ".

Imitar a Jesús trae como consecuencia que nos enojemos menos seguido y por mejores causas. Necesitamos pedirle a nuestro Señor que cuando nos enojemos los hagamos por las cuestiones que lo enojan a Él a fin de mostrar, incluso en ese momento, el carácter de Jesús.

Los efectos del enojo

Supongamos ahora que ya estamos en medio del enojo ¿Cuales te parecen que podrían ser sus efectos? Cuando Hulk aparecía nada quedaba como antes. La ropa se hacia pedazos. Las personas volaban por el aire y los autos eran dados vuelta. La ira tenía rienda suelta con la fuerza suficiente para provocar estos estragos.

Cuando entramos en cólera algunos rompen cosas, otros dan piñas a la pared y otros nos la agarramos con las personas y aún con las que nada tienen que ver. Anteriormente vimos qué tipo de causa era válida. Ahora vamos a revisar cuales son los posibles efectos del enojo para distinguir si estamos cometiendo algún error.

Aristóteles decía " Cualquiera puede ponerse furioso...eso es fácil. Pero estar furioso con la persona correcta, en la intensidad correcta, en el momento correcto, por el motivo correcto, y de la forma correcta... eso no es fácil ." Aun si tenemos razón para enojarnos debemos cuidarnos de la forma en que lo hagamos. En Proverbios encontramos varias advertencias sobre las consecuencias de la ira.

"El iracundo comete locuras, pero el prudente sabe aguantar " Proverbios 14:17 " El que es iracundo provoca contiendas; el que es paciente las apacigua " Proverbios 15:16 " El necio da rienda suelta a su ira, pero el sabio sabe dominarla " Proverbios 29:11

En el Nuevo Testamento Santiago 1:19-20 nos aconseja ser lentos para enojarnos y Pablo nos previene en Efesios 4: 26 " Si se enojan no pequen " Las advertencias de la Biblia nos dicen: ¡PELIGRO! ¡PELIGRO! ¡Si estas enojado, es muy probable que lo próximo que hagas sea pecar! Si el enojo nos hace perder el control, definitivamente esta mal.

Con mi hermano, siempre sabíamos que David Banner se convertiría media hora después de comenzada la serie y 5 minutos antes de terminar. Hulk era incontrolable pero para nosotros se había vuelto previsible. Si descubrimos qué es lo que nos enoja y cuál es nuestra típica reacción entonces ya tenemos una gran ventaja. Con la ayuda de Jesús y usando la cabeza si vamos a poder limitar los efectos negativos del enojo.

Biblia G3 de Crecimiento Juvenil Nueva Versión Internacional, Editorial Vida Miami Florida. usado con permiso Reservados Todos los Derechos La Santa Biblia Nueva Versión Internacional 1999 por la Sociedad Bíblica Internacional. www.bibliag3.com

 

 

Para añadir tus comentarios, por favor regístrate primero como miembro o ingresa con tu nombre de usuario y contraseña.
Para registrarte, haz clic aquí. Para ingresar, clic aquí