Get Adobe Flash player

6 ¿Existen los extraterrestres?

Por Marcos Schultz

Dicen que lo de los extraterrestres empezó cuando un joven conocido como Fernando Feorisky se levantó una mañana de sábado con una gripe muy pesada. La noche anterior se había bañado antes de acostarse y el pelo se le secó parado por todos lados. Al levantarse notó que tenía algo seco debajo de la nariz, babas pegadas al cachete, y un ojo todavía medio cerrado. La primera que lo vio fue su hermanita quien todavía no se había puesto sus anteojos. Al ver a su hermano en esas condiciones no lo reconoció así que pensó lo peor y soltó un gritote: "SOCORRO— ¡UN EXTRATERRESTRE!".

Ahora, un poco más en serio, el universo es demasiado grande y podemos presumir que sí existe la posibilidad de extraterrestres. La Biblia no dice en ningún lado abiertamente que no. Piensa en esto: Dios es un Dios de grandes sorpresas. El llama a sus sorpresas "misterios". Fue una sorpresa que creara un mundo como este y sin dudas sigue siendo un misterio como exactamente lo hizo. Sin dudas que nosotros no lo esperábamos. Fue una sorpresa para muchos que El decidiera salvar al mundo por fe, en vez de por obras como portarse bien o la circuncisión. Fue una completa sorpresa que nosotros pudiéramos ser de la familia de Dios siendo que antes se pensaba que sólo los judíos tenían el derecho. Y si quieres una todavía más difícil de entender, la sorpresa más súper sorprendente es la de Colosenses 1:27—que cuando aceptamos el señorío de Cristo Jesús en nuestra vida Él viene literalmente a tomar residencia dentro de uno. ¡Guau! ¡Eso sí que está poderoso!

Lo que sí podemos saber con confianza es que si Dios hizo otros seres también Dios los ama. Así es Dios, no hay escape. Dios es el gran amador. El te ama a ti tal como eres y dime una cosa ¡Esto sí es algo! Y tantito peor— ¡aun a mí me ama, aunque conoce toda la lista larga de mis puntos malos! Dios es amor. Es su naturaleza, es su carácter, es su esencia. Si hizo un pueblo de marcianos en algún otra galaxia más allá, El les ama muchísimo.

¿Quién le puede decir a Dios que no tiene permiso de crear otras razas u otro tipo de seres en otro planeta? Pero te digo algo: Más allá del gato que apareció debajo de mi cama, pruebas todavía no hay. Así que no me parece que tenemos que preocuparnos tanto en que si hay o no hay extraterrestres. Este planeta ya está lleno de gente tan diferente a nosotros, que parecen ser de otro mundo. Te cuento de unos: Los Yuraps de Papua Nueva Guinea se agujerean la nariz y la adornan con plumas. Los Amals hacen lo mismo, pero con huesos. Si ves a un Iteri con colmillos de jabalí (puerco silvestre) en la nariz, ¡ten cuidado! Si las puntas van hacia abajo—como un bigote—sólo significa que el varón es buen cazador—mató a un jabalí. Pero si los colmillos apuntan hacia arriba—quiere decir que ese varón mató a un enemigo, se lo comió y te puede comer a ti. Para declararse a una mujer el Hanunoo de las Filipinas canta a ella. Si ella regresa el canto, acepta su ofrecimiento de matrimonio. Los Yanomamös aplican "pica dientes" en sus mandíbulas y cachetes. Los Asaros "loderos" hacen máscaras del lodo y las usan en sus danzas para inspirar temor a los espíritus, y se pintan el cuerpo entero de lodo. Los Yahuas de Perú pintan sus caras con la sangre de sus víctimas... Los Boras usan una falda que se fabrica de la corteza de un árbol, mientras los varones Inarus fabrican un taparrabo de las alas de los murciélagos. (¿Serán ellos los "Batman" originales?)

Estas personas sí nos deben de interesar más que los marcianos y extraterrestres porque Dios nos ha dado la orden de llevarles el mensaje de la vida. Sin ello, ellos nunca tendrán una esperanza. Sin ello, ellos morirán con la carga de sus pecados encima. Sin ello, no tendrán ni la más mínima esperanza de la vida abundante que proviene de la presencia de Cristo en nuestro planeta personal.
¿Extraterrestres sí o no? Ya veremos. Por ahora nos toca hacer lo que nos corresponde.

Biblia G3 de Crecimiento Juvenil Nueva Versión Internacional, Editorial Vida Miami Florida. usado con permiso Reservados Todos los Derechos La Santa Biblia Nueva Versión Internacional 1999 por la Sociedad Bíblica Internacional. www.bibliag3.com

 

Para añadir tus comentarios, por favor regístrate primero como miembro o ingresa con tu nombre de usuario y contraseña.
Para registrarte, haz clic aquí. Para ingresar, clic aquí