Get Adobe Flash player

8 ¿Por qué a Dios le importan las relaciones familiares?

Por Edgar Alan Perdomo

Dios mismo es el arquitecto y fundador de la familia. Por eso si le importa la manera en que tú te llevas con tus hermanos y con tus padres. A Él le importa si tu papá es un buen padre, si tu amas a tu madre y si ella te respeta a ti, si tus hermanos son fieles y si hay una relación constructiva y de amor entre todos ustedes.

Las relaciones familiares no son de las ideas e intereses de los padres; el Señor mismo quiso formar familias para la protección y el bienestar de sus miembros. Así que Dios es el inventor de la familia.

A lo largo de la historia bíblica, Dios ha usado las relaciones familiares para llevar a cabo sus planes. ¿Puedes recordar algunas familias que sirvieron al Señor con entusiasmo? ¡Claro! La familia de Noé fue salvada del diluvio por la gracia de Dios.

Fíjate bien que Dios no salvo a un individuo, sino a una familia; ocho personas que fueron fieles en medio de un mundo perverso. Además, las historias de Abraham, Isaac, Jacob y José son relatos en los que la familia tiene un lugar muy importante. Las relaciones entre padres e hijos son las que mueven la acción y avanzan los propósitos de Dios para el mundo. Recuerda, por ejemplo, que de la familia de Abraham vendría el Señor Jesucristo para ser bendición a <<todas las familias de la tierra>> (Génesis 12:1-3). Otras familias que fueron importantes en la historia bíblica son las de Rut y Booz de donde vino el rey David y la de Ester y su primo Mardoqueo.
Pero si hay una familia que destaca en esta lista es en la cual nació nada menos que Jesús. Esta humilde familia integrada por José, María y Jesús fue el ambiente en el que se crió el Hijo de Dios.

¿Te das cuenta? La voluntad de Dios fue que su Hijo, a pesar de ser Dios mismo y, por lo tanto, muy superior a sus padres, estuviera sujeto a unos simples humanos como lo eran José y María. La Biblia nos dice que Jesús fue un excelente hijo, ya que <<estaba sujeto a ellos>> (Lucas 2:51). Así que el Señor Jesucristo gozó de sanas relaciones familiares con sus padres y después con sus hermanos Jacobo, José, Simón y Judas (Mateo 13:55).

Dios desea lo mejor para ti. Si él desea que tus relaciones familiares estén bien es porque sabe que la familia es el ambiente en el cual puedes desarrollar mejor tu personalidad, recibir orientación, consejos, protección, apoyo y ayuda. A pesar de que muchos padres se equivocan, generalmente desean lo mejor para sus hijos. De hecho, puede decirse que, casi siempre, quienes desean lo mejor para ti, no son tus amigos o una novia, sino tus padres. Por eso es que es importante que tus relaciones con tus padres y hermanos sean dirigidas por Cristo.

Recuerda que el Señor espera que tú seas un instrumento en sus manos para bendecir a tu familia. Quizá tu pienses que tus padres exigen mucho y son enojados, o que tus hermanos son insoportables. Casi todos nosotros pasamos por una etapa así. Pensamos que ya no podremos aguantar de los regaños de papá y mamá y de esa hermana fastidiosa. Sin embargo, ¿no crees que Dios desea usarte para transformar la vida de tu familia? Con tus oraciones y tu paciencia puedes comenzar a cambiar el carácter agrio de tu padre, la impaciencia de tu madre y los malos ratos de tus hermanos. El Señor estará contigo en el proceso porque esa puede ser tu primera misión: hacer de tu familia una fuente de amor, dulzura y bendición para el mundo.

Dios está interesado en tus problemas más íntimos, incluyendo los que tiene que ver con las relaciones familiares. El se da cuenta cuando te has peleado con tus hermanos o cuando has tenido un disgusto con tus padres. El se pone triste cuando eres irrespetuoso con la autoridad familiar pero también te acompaña cuando derramas lágrimas porque crees que nadie te comprende. El Señor está ahí no sólo para exigirte una vida recta, sino para ser un refugio, tu fortaleza tu mejor amigo.

¿Tienes problemas familiares? ¡Acude al Señor! El es el mejor consejero familiar y mejor terapeuta que ha existido y existirá.

Biblia G3 de Crecimiento Juvenil Nueva Versión Internacional, Editorial Vida Miami Florida. usado con permiso Reservados Todos los Derechos La Santa Biblia Nueva Versión Internacional 1999 por la Sociedad Bíblica Internacional. www.bibliag3.com

 

Para añadir tus comentarios, por favor regístrate primero como miembro o ingresa con tu nombre de usuario y contraseña.
Para registrarte, haz clic aquí. Para ingresar, clic aquí