Get Adobe Flash player

21 ¿Son igual de ciertas todas las religiones?

Por Edgar Alan Perdomo

"No seas tan engreído", me dijo José, un maestro universitario, al escuchar mis ideas con respecto al cristianismo. "No pretendas que el cristianismo es único. Lo importante es sentirse bien con uno mismo y tratar de hacer lo mejor para con los demás. Tú no puedes imponer tu idea de Dios a las otras personas. Cada quien tiene una idea propia de Dios y hay que respetarla. En ese sentido, todas las religiones son iguales". La idea de José no es extraña en el mundo de hoy.

Muchas personas piensan que lo importante es tener una religión personal para "estar bien con Dios" y calmar la conciencia. ¿Crees que esto es cierto? ¿Todas las religiones son iguales?

En general, la religión implica tres elementos: aceptación de un sistema de creencias, obediencia a ciertas reglas de conducta y el cumplimiento de ciertos ritos y ceremonias. Todas las religiones poseen estos ingredientes, incluso el cristianismo. Es verdad, entonces, que el cristianismo posee ciertos elementos comunes con las demás religiones. También es cierto que los miembros de otras religiones pueden mostrar, en apariencia, más devoción a su creencia que muchos cristianos. Esto lleva a algunos a creer que esa religión es la verdad. Sin embargo, debes recordar que una cosa es la entrega a una causa y otra es si esa causa es verdadera. En el pasado hubo personas que creían que la tierra era plana. Ellos defendían esta creencia con todo su corazón, aunque ahora sabemos que estaban "sinceramente equivocados".

Por otro lado, recuerda que no es posible que todas las religiones sean verdaderas a la vez. Si el hinduismo enseña la existencia de muchos dioses y el cristianismo enseña que hay un solo Dios (Deuteronomio 6:4; 1 Timoteo 2:5), no es posible que las dos estén en lo correcto. Una de las dos debe estar equivocada. Si el budismo afirma su creencia en la reencarnación y la Biblia afirma que está determinado que los hombres mueran una sola vez (Hebreos 9:27), es claro que están en abierta contradicción. Ambas no pueden ser verdaderas a la vez. La misma idea se mantiene en relación con todas las premisas fundamentales de la fe cristiana y de las otras religiones. Una debe ser legítima y las demás no. El punto es, entonces, discernir dónde se encuentra la verdad.

Lo cierto es que la fe cristiana se distingue de las demás religiones del mundo en varios factores fundamentales. En primer lugar, en un sentido muy real, todas las religiones representan el esfuerzo de hombres y mujeres por explicar cómo es el mundo en el que viven. Por el contrario, el cristianismo es la revelación de parte de Dios acerca de lo que es el mundo como su creación. En segundo lugar, las religiones son un esfuerzo meramente humano por alcanzar la salvación. De hecho, toda religión humana sostiene la idea de buenas obras que sirven para justificar a los humanos. El cristianismo es la buena nueva de parte de Dios de que no hay que hacer nada para salvarse; que él ya lo hizo todo (Efesios 2:8-9).

En tercer lugar, todas las religiones del mundo poseen líderes que pretenden haber llegado a un alto grado de conocimiento espiritual. La fe cristiana proclama que su gran líder es el Dios que se hizo hombre (Juan 1:14). En cuarto lugar, las religiones siguen las enseñanzas de libros sagrados que han sido el producto de profundas reflexiones de parte de esos líderes religiosos. El cristianismo sigue las enseñanzas de un extraordinario libro –la Biblia—que surge, no del ingenio de los hombres, sino de la sabiduría de un Dios que se dio a conocer (2 Tim. 3:16).

En resumen, las religiones del mundo son un esfuerzo que comienza abajo (en la mente humana) y trata de alcanzar las alturas de la divinidad, mientras que la fe cristiana viene de arriba hacia abajo: la iniciativa de Dios buscando a los seres humanos pecadores para tener una relación con ellos. Las religiones ponen un gran énfasis en las ceremonias, mientras la fe cristiana hace énfasis en la relación personal con Dios, dejando las ceremonias como meros símbolos de realidades espirituales más profundas. Las religiones, por último, muestran caminos para vivir mejor, mientras que el cristianismo muestra el único camino a Dios: Jesucristo (Juan 14:6).

Al final de este análisis, hay que decir que, como esfuerzo humano, ninguna religión es verdadera. En este sentido ni siquiera el cristianismo como religión humana puede afirmar que tiene la verdad absoluta. El cristianismo solamente puede afirmar que posee la verdad en la medida en la que se acerque a las ideas que Dios ha dejado en la Biblia. Así, la pregunta que debes hacerte es a quién conviene creerle: si a los finitos humanos que han tratado de fabricar caminos para llegar a Dios o a Dios mismo, quien ha mostrado la senda para tener una relación viva con él.

Biblia G3 de Crecimiento Juvenil Nueva Versión Internacional, Editorial Vida Miami Florida. usado con permiso Reservados Todos los Derechos La Santa Biblia Nueva Versión Internacional 1999 por la Sociedad Bíblica Internacional. www.bibliag3.com

 

Para añadir tus comentarios, por favor regístrate primero como miembro o ingresa con tu nombre de usuario y contraseña.
Para registrarte, haz clic aquí. Para ingresar, clic aquí