Get Adobe Flash player

24 Me cuesta dejar de pecar ¿Está Dios enojado conmigo?

Por Abel López

Dios no está enojado con nosotros, Él odia el pecado pero ama a Su creación. Cada día podemos respirar el aire que Dios nos provee.

Dios nos formó a Su imagen y proveyó todo para que los primeros seres humanos vivieran de acuerdo a su diseño. Podemos verlo claramente en el libro de Génesis. Él creó el ambiente perfecto para que el hombre lo disfrutara. Pero también fue más allá de crear un lindo ambiente para el hombre y le permitió escoger entre lo bueno y malo. En la película "Yo Robot" la misión de los robots es la de eliminar las guerras y contiendas entre los hombres pero estos llegan a la conclusión de que la única manera de hacerlo es tomando control del hombre.

Hubiera sido muy fácil para Dios tomar la misma actitud pero El no desea que sus hijos le amen a la fuerza. Cuando el hombre peca en el huerto la Palabra dice que Adán y Eva se escondieron, porque no quisieron que Dios viera su condición. El pecado siempre nos separara de Dios y el enemigo siempre estará listo a la primera oportunidad que le demos para separarnos de Dios por completo.

Hay momentos en el cual nos sentiremos como si Dios estuviera enojado con nosotros, y el que quiere que tengamos esa idea es Satanás porque sabe por experiencia que si creemos que Dios está enojado con nosotros nos escondemos de Él y cortamos nuestra relación con Él.

Una de las razones por las que Dios envió a su hijo a la cruz fue para morir por nuestras rebeliones. El libro de Isaías 53:5 nos dice "Él fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz,
y gracias a sus heridas fuimos sanados." El plan de Dios para nuestra vida es que vivamos en completa libertad. El sacrificio de la cruz no fue en vano para ti ni para mí. El sacrificio de la cruz fue y es suficiente para liberarnos de la esclavitud del pecado.

Cuando niño jugaba a un juego llamado " la lata salvada" que consistía en colocar una lata grande con un palo en el centro del área donde estábamos jugando. La lata y el palo eran para salvarnos del que nos estaba buscando. La única manera de hacerlo era correr lo más rápido posible, llegar a donde estaba la lata, pegarle con el palo tres veces y gritar uno, dos, tres, estoy salvo, antes de que el que nos estaba buscando lo hiciera. Si no lográbamos hacerlo antes que nos encontraran quedábamos eliminados y no podíamos participar hasta el siguiente juego. Cada noche nos divertíamos jugando el mismo juego, imagínate si sólo en la primera vez nos quedamos eliminados del juego y nunca más pudiéramos jugar otra vez. Es igual en nuestra vida. Dios sabía que al permitirle al hombre escoger, íbamos a cometer errores. Somos todos imperfectos y a todos nos cuesta dejar de pecar. Pero Dios nos dio a Jesús y también su ley para que podamos evitar el pecado. La Biblia, el manual instructivo que nos dejó Dios para nuestras vidas tiene las respuestas necesarias. Y allí hay tres principios que diariamente puedes practicar para ser un vencedor.

Numero uno: cada día debemos renovar nuestra mente, y eso solo se puede hacer a través de la palabra. Romanos 12:2 "No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta." El mundo quiere controlar nuestra mente, pero Dios quiere transformar nuestra mente. Si el mundo controla nuestra mente somos conformistas, pero si Dios controla nuestra mente entonces seremos transformistas.

La transformación empieza a través de nuestro tiempo invertido en la Palabra. Diariamente necesitamos pasar tiempo en la Palabra, escudriñando, y meditando en ella.

Numero dos: debemos llevar todo pensamiento a la perfecta obediencia de Cristo. 2 de Corintios 10:5 dice "Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo." No entretengas en tu mente los pensamientos que a diario te causan que peques. Cuando los pensamientos negativos lleguen a tu mente tómalos cautivos, y declara que los estas llevando a la perfecta obediencia de Cristo. Corre del ambiente que té está haciendo pecar. Cuando tu meta es correr hacia la justicia el pecado no te alcanzará.

Numero tres es el de darle cuentas a Dios acerca de nuestras acciones. Es importante confesar nuestro pecado a Dios y pedirle perdón diariamente. Dios está dispuesto a perdonarnos y borrar el pecado de Su memoria. Recuerda que cuando Dios perdona nuestro pecado, elimina toda condenación de nuestra vida. La Palabra dice que ningún hombre es una isla, en otras palabras necesitamos amigos que caminen con nosotros. Debemos tener un amigo cercano al cual le podamos dar cuentas y que nos ayude a conquistar las áreas de debilidad de nuestra vida. No olvides que siempre tienes una oportunidad, corre con todas tus fuerzas en el nombre de Jesús golpea la lata y gritar ¡uno, dos, tres, estoy a salvo!

Biblia G3 de Crecimiento Juvenil Nueva Versión Internacional, Editorial Vida Miami Florida. usado con permiso Reservados Todos los Derechos La Santa Biblia Nueva Versión Internacional 1999 por la Sociedad Bíblica Internacional. www.bibliag3.com

 

 

Para añadir tus comentarios, por favor regístrate primero como miembro o ingresa con tu nombre de usuario y contraseña.
Para registrarte, haz clic aquí. Para ingresar, clic aquí