Get Adobe Flash player

27 ¿Hay algo que Dios no perdone?

Por Funky

No hay, ni existirá mejor ejemplo de lo que es el perdón como el que se encuentra en Jesús.

Hechos 10:43 dice: De él dan testimonio todos los profetas, que todo el que cree en él recibe, por medio de su nombre, el perdón de los pecados. Por medio de él somos justificados y salvados.

María Suárez del estado de Oaxaca, México llegó a California, en 1981 cuando tenia solo 15 años. Una vecina le ofreció trabajo como afanadora doméstica por un salario mínimo. La joven aceptó y la vecina la llevo ante Anselmo Covarrubias, un supuesto brujo de 73 años de edad. De acuerdo con el testimonio de María, el presunto brujo empezó a abusar de ella y la amenazó con usas sus poderes satánicos y matar a toda su familia si se negaba a hacer lo que él dispusiera.

Por mucho tiempo María pensó que Covarrubias podía leer su mente, por lo que la joven estaba aterrorizada. María dijo en su testimonio: "Fui violada muchas veces. Me dijo que yo iba a ser su esclava y que había pagado dinero por mí y que podía hacer conmigo lo que quisiera". En la tarde del 27 de agosto de 1981, María Suárez vio a Pedro Martínez Soto matar con un palo a Covarrubias. Martínez Soto y Felipa Flores, su esposa, rentaban un garaje en la parte trasera de la casa al presunto brujo.

María fue acusada de "no impedir" el homicidio y enfrentó una potencial pena de muerte. El 16 de diciembre, el conocido actor y gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, indultó a María Suárez quién fue puesta en libertad después de haber estado presa durante 22 años.

La historia de María es similar a la nuestra. Por mucho tiempo hemos sido esclavos mentales del enemigo. Él nos ha hecho esclavos de nuestro pecado y nos ha hecho creer que puese hacer con nosotros lo que quiera. Pero la realidad es otra. Jesús dijo: conocerán la verdad y la verdad los hará libres (Juan 8:32). El Señor hace con nosotros lo que Arnold Schwarzenegger hizo con María.

Pero ¿Hay algo que Dios no pueda perdonar? Eso podría ser fácil de contestar con un no bien grande, pero aunque Jesús murió por todas nuestras faltas la palabra nos dice bien claro que la blasfemia en contra del Espíritu Santo es algo imperdonable.

Marcos 3:28-29 Dice: "Les aseguro que todos los pecados y blasfemias se les perdonarán a todos por igual, excepto a quién blasfeme contra el Espíritu Santo. Este no tendrá perdón jamás, es culpable de un pecado eterno".

Comparemos la vida del creyente con el Basket de la NBA. Supongamos que están jugando los Miami Heat contra los Sixers de Filadelfia. Shaq tiene 5 faltas personales faltando 5 minutos de juego cuando Iverson va corriendo hacia la canasta, rápidamente penetra y POW!!! Shaq comete su sexta falta personal, tiene que sentarse en el banco por el resto del juego. Ahora un jugador de los Heat tiene el balón y va en dirección al canasto y justamente cuando va a tirar, Iverson que tiene solamente dos faltas personales comete su tercera falta.

Iverson no esta de acuerdo y camina hacia el oficial de juego para reclamarle la jugada. Con una actitud hostil sigue reclamando y gritándole al oficial quien le pide que se tranquilice. Iverson continúa gritando hasta que es Expulsado del juego, ahora Iverson más molesto empuja al oficial y la NBA lo suspende por el resto de la temporada.

Pensemos, Shaq aunque tuvo que salir del juego por faltas personales no tendrá problemas para volver a jugar. Pero Iverson ahora ha sido expulsado por el resto de la temporada. No podrá jugar por su falta en contra del oficial. Así mismo, nosotros los creyentes cometemos nuestras faltas y posiblemente tengamos que sentarnos en el banco como Shaq, pero no va a ser para el resto de nuestra vida.

Pero si esta falta es contra el Espíritu Santo (el oficial) estaríamos enfrentado una expulsión externa. ¿Qué es la blasfemia contra el Espíritu Santo? Ni más ni menos que no aceptar la salvación regalada en Cristo. El trabajo del Espíritu Santo es aclararnos y refrescarnos el ministerio de Cristo en nuestras vidas. No aceptar a Cristo es blasfemar contra el trabajo del Espíritu Santo y en ese caso no tenemos escapatoria. No porque Dios no nos quiere perdonar, sino porque rechazamos su regalo.


Biblia G3 de Crecimiento Juvenil Nueva Versión Internacional, Editorial Vida Miami Florida. usado con permiso Reservados Todos los Derechos La Santa Biblia Nueva Versión Internacional 1999 por la Sociedad Bíblica Internacional. www.bibliag3.com

 

Para añadir tus comentarios, por favor regístrate primero como miembro o ingresa con tu nombre de usuario y contraseña.
Para registrarte, haz clic aquí. Para ingresar, clic aquí